miércoles, 24 de junio de 2015

Las cinco peores decisiones del rock

Los Beatles rebotados por Decca, el hombre que rechazó ser parte de Led Zeppelin y Deep Purple y a veces los musicos no son los errados...

¿Woodstock? No, gracias. Al momento de armar la programación del festival que iconizó Jimi Hendrix con su interpretación de "The Star Spangled Banner", la producción hizo todos los esfuerzos posibles por contar con los Rolling Stones como cabeza de cartel. Las negociaciones se cayeron al poco tiempo: Jagger declinó la invitación para irse a Australia a debutar como actor en el western Ned Kelly. Detalle no menor: la crítica especializada destrozó tanto la película como su interpretación.

Sin contrato para los Fab Four. Con meses de performances eufóricas en Liverpool y alrededores, Los Beatles estaban en el punto justo para negociar su primer contrato discográfico. Su manager, Brian Epstein, les consiguió una audición en el sello Decca, pero tras media hora de interpretación fueron rebotados por su director, Dick Rowe, bajo el argumento de que "los grupos de guitarras ya no le importan a nadie". Al poco tiempo, John, Paul, George y Ringo consiguieron firmar con Parlophone y se volvieron un suceso, por lo que Rowe se encargó de fichar para Decca a todo grupo que rondase su oficina: Small Faces, John Mayall's Bluesbreakers, The Zombies y, claro, los Rolling Stones.

Tu nombre no me suena. Tim Burton hizo todo lo posible por poder trabajar con su ídolo, Robert Smith. En 1988, le hizo llegar una oferta al líder de The Cure para que participase de una nueva película que tenía en mente. Luego, mientras la banda grababa Disintegration,Burton le envió al estudio el guión del proyecto que tenía en mente, para que el grupo se encargara de la banda de sonido. La película en ciernes era El jóven manos de tijera, pero Smith nunca le respondió porque desconocía la obra del director. Un detalle un tanto llamativo teniendo en cuenta que el bueno de Tim venía de estrenar Batman.

Con la música a otra parte. En 1976, David Bowie tuvo su primer protagónico en la pantalla grande, de la mano del film El hombre que vino de las estrellas. El Duque Blanco estaba tan entusiasmado con el proyecto, que hasta compuso por voluntad propia varias canciones para la banda de sonido, pero el director Nicolas Roeg se las vetó al considerarlas poco apropiadas para la película. Bowie aceptó, pero al año siguiente le envió por correo un sobre con una nota que decía "Esto es lo que tenía en mente". Adosado al papel, una copia en vinilo de su álbum Low.

Dos veces con la misma piedra. Aparte de por su carrera solista, Terry Reid merece su lugar en la historia del rock por ser el hombre que vio el tren en la estación pero lo dejó partir no una, sino dos veces. En 1968, rechazó la oferta de Jimmy Page para sumarse a la banda que estaba formando en ese momento bajo el nombre de The New Yardbirds y que a los pocos meses, chiste de Keith Moon mediante, se convirtió en Led Zeppelin. Tan sólo un año más tarde, Reid le bajó el pulgar a otra invitación: los miembros de Deep Purple se acercaron para que reemplazara al cantante Rod Evans, que acababa de abandonar el grupo. Una vez más, Terry dijo "no", el lugar vacante lo ocupó Ian Gillan, y el resto es historia conocida.


Fuente: http://www.rollingstone.com.ar/1802898-las-cinco-peores-decisiones-del-rock