jueves, 13 de agosto de 2015

La Ciencia señala la previsibilidad y homogeneidad de la música actual

Un trabajo de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, fuente: revista Scientific Reports), arroja una conclusión escalofriante: la música actual se hace más previsible y tiende a ser más homogénea y con menos sonoridades.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron 464.411 temas musicales publicados a lo largo de 55 años, entre 1955 y 2010, y aseguran que los trabajos creados en décadas más recientes se parecen más entre sí que los antiguos.

Otro detalle clave determinado en el estudio es que la variedad de las transiciones entre las agrupaciones de notas se ha visto reducida de forma progresiva por más de 50 años.

La posibilidad de predicción evidencia una falta de originalidad musical

La consecuencia más directa de esta supuesta situación es que si tomamos una nota musical, “será relativamente más fácil predecir la siguiente en un tema actual”. Además, nos dicen que las composiciones más recientes ofrecen una menor diversidad de timbres y suelen presentar un grupo cerrado de instrumentos. El estudio llega a la afirmación de que “En la década de los 60, grupos como Pink Floyd experimentaban mucho más con la sonoridad que ahora”, afirma Joan Serrá -Director de este trabajo e investigador del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC.

A ninguno de nuestros lectores le sorprenderá que esta investigación destaque también que una de las tendencias actuales más evidentes sea el aumento paulatino del volumen perceptual al que se graban las canciones -un efecto evidente de la “guerra del volumen” o“loudness war“.

Según palabras de Serrá, “estos efectos largamente comentados nunca se habían comprobado empíricamente a gran escala, y por tanto [los resultados de la investigación] ofrecen una receta teórica para crear canciones que suenen modernas y actuales. Las progresiones sencillas de acordes, los instrumentos comunes y el volumen fuerte son los ingredientes de la música actual -realizar estos cambios sobre canciones antiguas puede hacer que suenen como nuevas”.

Los efectos evidentes del mainstream

Este trabajo de investigación tuvo en cuenta a casi medio millón de temas musicales, englobados en una base de datos de acceso libre que es mantenida por la Universidad de Columbia (EE.UU.). Los géneros musicales contemplados incluyen música electrónica y hip hop, además de pop, rock y metal.

Para llevar este trabajo a términos concluyentes, se hizo necesario el empleo de ordenadores con software especializado que detecta y analiza patrones en los temas musicales. En el estudio también contribuyeron equipos de las Universidades de Barcelona y Pompeu Fabra, y del Centro de Estudios Matemáticos de Bellaterra (Cerdanyola Del Vallès).

A la luz de los resultados del estudio, los investigadores añaden que estos efectos de equiparación artística podrían tener una explicación por la observancia de las tendencias y la costumbre de los productores a sumarse a las modas de sonido del mainstream -la corriente dominante.

Fuente: http://www.futuremusic-es.com/